Y dijo Dios: Sea la luz, y fue la ausencia En torno a Luces de la ausencia mía, de Francis Sánchez

Liuvan Herrera Carpio

Resumen

Tomando como excusa intertextual el arspoetica más breve de Dulce María Loynaz cabría decir que el poeta, herrero (des)graciado, en una especie de tantálica empresa, deberá esperar la estampida de la poesía, que como animal desbocado convoca, elige, dignifica en cuestión al que logre marcar su celeridad con yerro, permítase decir, con loable factura discursiva de una cosmogonía poética original.

Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.